martes, 7 de julio de 2009

Frijoles o ejotes


Para aquell@s, que como yo, han sido urban@s por generaciones resulta una gran novedad enterarnos que los frijoles y los ejotes provienen de la misma planta. Así es, señores y señoras, los ejotes son simplemente vainas cosechadas más verdes. Y bueno, si no son mexican@s pero tienen algo más de noción agrícola, ya se estarán dando cuenta que los ejotes también se conocen como judías verdes, chauchas, vainitas, porotos verdes o habichuelas (gracias, wikipedia). Ejote es un nombre que viene del náhuatl por lo que no sorprende que no se utilice fuera de mesoamérica.

Los frijoles, como otras legumbres, son plantas generosas. No por la cantidad de frutos que dan - que dicho sea de paso, pueden ser sólo 3 vainas por planta que pronto después muere - sino porque enriquecen la tierra. Las raíces de las legumbres tienen unas bacterias muy importantes: las que fijan el nitrógeno. L@s campesin@s lo han sabido desde hace mucho y por eso frecuentemente siembran el maíz y el frijol juntos (usando el maíz como sostén del frijol y el frijol enriqueciendo la tierra). Seguramente casi tod@s alguna vez hicieron la tarea de poner un frijol a germinar. Germinan de volada y son bastante nobles. Sólo requieren que la tierra esté húmeda y les dé algo de sol. He aquí una de mis plantas. De izquierda a derecha son: menta, frijol, orégano y albahaca.